La verdad sobre la Hipnosis

Eres lo que más imaginas 

¿Te has preguntado alguna vez cual es la diferencia en la hipnosis y la hipnoterapia? Hay tantos mitos al rededor y hoy con solo leer esta descripción vas a romper todos aquellos muros de dudas que te prevenían explorar una herramienta tan potente que muchos la conocen y la usan para crear abundancia en sus vidas y tener éxito  en todos los planos.

¿Qué es la Hipnosis?

La Hipnosis es un estado alterado de consciencia en el cual se inhibe el raciocinio creando un aumentado estado de sugestionabilidad en el subconsciente. 

Como terapeuta, siento que es mi responsabilidad aclarar y asegurar mis clientes que están en plena seguridad explorar esta técnica para aliviar sufrimiento físico, emocional y para mejorar el rendimiento profesional y personal.


Como mejor empezar si no hablar de la familia royal de UK? Kate Middleton y Megan Markle están usando el hipnosis para mantener un embarazo tranquilo y para dar el parto.


Vamos a hablar un poco de la historia de la hipnosis. Los antecos egiptanos tenían sus cuartos de “sueno” y los griegos estaban induciendo los enfermos en un estado de “sueno” para sanarles.

 Hipócrates también estaba hablando de la dualidad de la mente. 

James Esdaile, es uno de los primeros que se dio cuenta del poder de la mente y estaba usando juegos  de imaginación que “anestesiaban” la mente mientras él hacia operaciones sin ninguna clase de químicos, como ya no había en 1650.

El primero que trajo la atención fue, Franz Anton Mesmer, que invento el “mesmerismo”. Igual que Esdaile, el introducía las personas en un estado de relajación profunda con el propósito de sanar.

EL mesmerismo o hipnosis como la conocemos hoy, fue usada en la guera para aliviar el shock de los soldados heridos.

La hipnosis empezó ser conocida desde el 1945 cuando Milton Erikson, uno de los mejores terapeutas del mundo, reconoció los beneficios de hipnosis en el proceso terapéutico.

¿Qué es la Hipnoterapia?

La hipnosis es un estado de concentración enfocada, del tipo que muchos experimentamos todos los días - Brian Weiss

Como terapia psicológica, la hipnosis recibe el nombre de “hipnosis clínica”, y permite que el paciente experimente una sensación de profunda relajación, mientras su atención se focaliza hacia su interior (sus emociones y sensaciones internas) y hacia las sugerencias adecuadas hechas por el terapeuta, que le ayudan a hacer cambios positivos.

El trance se emplea como desinhibidor emocional, y la sugestión se utiliza para provocar cambios en los procesos cognitivos, fisiológicos, emocionales y conductuales del paciente, que se dejará influir por las sugestiones hipnóticas hasta el límite que considere oportuno. Si el paciente quiere, puede finalizar el proceso en cualquier momento. El rol del terapeuta simplemente es el de facilitador de la experiencia. 

La hipnoterapia se puede aplicar a muchos trastornos psicológicos, emocionales y físicos. Se utiliza para aliviar el dolor crónico, el dolor agudo repetitivo, el dolor de los problemas psicosomáticos (por ejemplo, cefaleas, migrañas, fibromialgia, dolor por cáncer, etc.), para la preparación al parto y para reducir la necesidad de analgésicos.

En psicoterapia, ha mostrado ser efectiva para el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo (entre ellos la depresión) y para los distintos trastornos de ansiedad: ataques de pánico, fobia específica y fobia social, trastorno de estrés post-traumático (TEPT), trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). etc. 

Además, la hipnoterapia está especialmente indicada para reducir el estrés y superar las adicciones como el tabaquismo y el alcoholismo, los trastornos del sueño, los problemas sexuales y los trastornos de alimentación (anorexia y bulimia).

La hipnoterapia es una de las formas de tratamiento más seguras, rápidas y efectivas para la mayoría de los problemas psicológicos y emocionales. Promueve una actitud de independencia y empoderamiento para hacer frente a los problemas y también puede acelerar el proceso de curación de muchos problemas fisiológicos.

 

7 mitos sobre la Hipnosis

La primera suposición es que pierdes el control, que alguien se apodera de tu mente y que vas a hacer cosas que no quieres.


Mientras hay consentimiento, la persona es sucesible. Las personas que resisten son las analíticas que generalmente, en la vida corriente son muy frígidos y no se dejan llevar. 


La hipnosis no tiene nada que ver con la magia o el oculto.

 Es una ciencia como todos los demás.

Es simplemente saber cómo usar las palabras con sabiduría.

Tomando como ejemplo el INTENTO y NO LO HAGAS. La hipnosis solo nos ayuda reprogramar el patrón mental que nos han sugerido para poder tener nuestro proprio juicio sobre la vida.



“Olvidar que alguien nos ha dado una información pero recordar qué se nos ha dicho se llama amnesia de fuente o criptomnesia. En realidad, la pérdida total de memoria le pasa a muy poca gente. La hipnosis funciona de forma similar al placebo, pero la sociedad la asocia con creencias muy fascinantes como el poder para controlar la mente que tiene lugar en obras fantásticas como Drácula o en algunas novelas policiacas. Todo eso es falso, solo trucos para crear una ilusión. Normalmente, en las funciones hay ganchos entre el público conchabados con el hipnotizador"


Vamos a tener algo claro, cada técnica, cada cosa en este mundo puede ser utilizada para bien o mal. El cuchillo puede ser usado para cortar un trozo de pan o para matar a alguien.

Igual con la hipnosis, hay personas que lo usan para ayudar y personas que lo usan para manipular.

Estamos en un estado de hipnosis cada vez que entramos en una tienda y el vendedor trata de convencernos de comprar algo.

Cuantas veces te ha pasado de entrar en una tienda, comprar algo que no necesitabas pero la persona tenía una sonrisa tan suave y  voz tan dulce que te convenció.  Al llegar a la casa el “hipnosis” se fue y te diste una paliza.

El mejor ejemplo es el de los enamorados. Todos nos hemos enamorado alguna vez en la vida. Como fue el los primeros meses?  Parecía que estás viviendo en el paraíso, “parecía” demasiado perfecto para ser real.  Después de unos meses cuando “el hipnosis” se fue, empezaste ver la verdad, cuando la cortina bajo.


En la actualidad existen mitos y malos entendidos sobre qué es la hipnosis y cómo funciona. Los shows televisivos han ayudado a infundir cierto temor y recelo ante la práctica de la hipnosis. Los estereotipos creados conducen a la gente a tener creencias falsas y mostrarse reticentes ante la terapia basada en la hipnosis.

Hoy, vamos a resolver los 7 mitos sobre la hipnosis más comúnmente extendidos.

Hay una gran diferencia entre la hipnosis para la escena, para el divertimento y la hipnosis terapéutica.


1. ¿Se encuentran en un estado de inconsciencia las personas en estado hipnótico?

No es así. En realidad, la persona en estado hipnótico experimenta una mejora en su concentración y logra focalizarse de una forma poco habitual.


2. ¿Es la hipnosis un estado similar al sueño?

Este mito está ampliamente extendido gracias a la idea, también errónea, de que para entrar en un estado hipnótico el cliente debe tener los ojos cerrados. Cerrar los ojos, efectivamente, puede ayudar a mejorar la concentración y por tanto es algo que favorece el estado de hipnosis, pero un cliente que mantiene los ojos abiertos también puede llegar a ser hipnotizado. En estos casos, se suele denominar “hipnosis activa”.

Toma como ejemplo manejar el coche o escuchar una historia con mucha atención o ver una película que te ha robado el corazón. Es el mismo sentimiento, solo que usas tus propias experiencias para crear una película más “agradable”


3. ¿Durante la hipnosis, el terapeuta puede “manipular” los deseos o actos del cliente?

Sin una voluntad real por parte del cliente para someterse al proceso de hipnosis, no puede existir hipnosis. Es imposible inducir el estado de focalización atencional propio de la hipnosis si el cliente no colabora en el proceso.

El  terapeuta no tiene control alguno sobre la voluntad del cliente. Si esto pasa y el terapeuta intenta abusar el cliente o sugerir cosas que están en contra de los valores del cliente, este mismo va a saltar de inmediato del estado porque la parte del cerebro que esta designada protegernos de cualquier peligro, se activa automáticamente.


4. ¿Recuerdan los clientes lo que ha sucedido mientras han estado hipnotizados?

La gran mayoría de personas son capaces de recordar todo o casi todo lo que tuvo lugar durante el proceso de hipnosis.

5. ¿Es la hipnosis una terapia?

No exactamente. La hipnosis no es una terapia en sí misma. La hipnosis es una técnica específica que puede ser empleada con buenos resultados y para incentivar ciertos cambios en el cliente. Pero la persona que está usando la hipnoterapia para aliviar algún dolor físico o emocional en el cliente, tiene que tener como base psicología y cualquier perfil terapéutico.


6. ¿Podría el paciente hipnotizado quedarse en estado de trance permanentemente si el terapeuta no lo despierta?

Como ya se ha comentado, las personas que se someten al proceso de hipnosis pueden salir de este estado en el momento en que lo deseen. Cabe recordar que el estado de focalización atencional no es sinónimo de quedarse dormido. En consecuencia, es imposible despertar a alguien que no se encuentra dormido, porque ¡ya está despierto!



7. ¿La hipnosis es peligrosa o entraña algún tipo de riesgo?

No se ha reportado ningún caso de alguien que sufriera daños físicos o psicológicos causados por una sesión de hipnosis. Muchas personas son hipnotizadas cada día por cientos de profesionales, y la mayoría no solo no declara perjuicio alguno, sino justamente lo contrario.


Como conclusión, la hipnosis se usa para entrenar la mente comportarse de la manera deseada, quitando los costumbres que no nos traer valor.

La hipnosis se usa como anestésico para las personas que tienen alergia al anestésico.

Imagínate que tú eres el conductor y tu hipnoterapeuta es el navegante, el solo te ayuda llegar a la destinación pero eres tú el que decide en que dirección ir.

 

Estados naturales de Hipnosis

“Cuando crees que eres dueño de tus pensamientos, te vuelves dueño de ellos”- Émile Coué

 

Mirando la televisión

El nombre lo dice todo, ¨tele¨ de telepatía asociado con virtual y ¨visión¨, vista telepática, vemos lo que se nos sugiere, estamos en trance cuando miramos la tele. 

El target de trabajo

Cuando en el trabajo se nos repite lo mismo cada día nos asociamos con la sugestión y se convierte en un creencia, por esto hay personas que ¨dan su vida¨por el trabajo. 

Conduciendo

Un buen ejemplo para explicar el fenómeno hipnótico. Cuando has aprendido a conducir la primera vez, estabas muy pendiente de todo, consciente, con el tiempo has logrado pensar en algo completamente diferente mientras tu subconsciente te llevaba a tu destinación. 

El amor

No hay mejor ejemplo que el amor. Cuando nos enamoramos, ¨perdemos la cabeza¨nuestra lógica y tomamos decisiones ¨irracionales¨guiados por el corazón. Hacemos casi  todo lo que la pareja nos pide para complacer. Es un estado hipnótico profundo. 

Soñando con los ojos abiertos

Cuando estamos imaginando cosas del futuro con los ojos abiertos y nos sentimos como si estuviéramos allí, de veces pillamos una sonrisa en la cara al hacerlo, esto también es hipnosis. 

Ver películas

Cuando vez una película o una serie, vas a reír y llorar, identificarte con el personaje favorito o tener el sentimiento aversión hacia ¨los malos¨. A nivel lógico sabes que es solo una película, sin embargo tu subconsciente no hace la diferencia entre ficción y realidad así que reacciona en acorde con las imágenes. 

Las marcas

Usan el lenguaje subliminal para crear en la población el sentido de necesidad a través de las jerarquías sociales impuestas dando luz al deseo de identificación.

Redes Sociales

Los redes sociales nos tienen enganchados en un estado de trance durante todo el día. La nueva generación usa las plataformas como forma de identificación de una personalidad ficticia para ser aceptados. 

©2019 por HypnoYoga. Todos los derechos reservados.