Sin miedo a nada, afrontare mis demonios y seguiré adelante

Actualizado: ene 4


El otro día cuando estuve en el Monasterio de Monserrat, me vinieron tantas impresiones, había tiempo que no me conectaba con Dios de esta manera, encontrarme con él en Su propia Casa.


Mientras pensaba en algunos eventos desafortunados en los cuales sin querer he atraído algunas antipatías y comportamientos malos hacia mí, una voz respondió “Jesús era bueno, él siempre quería el bien de todos, sin embargo, mira lo que le han hecho”. ¿Es tan débil tu fe? Cree en ti y en el mensaje que tienes que transmitir. Todas las puertas se abrirán en frente de ti”.


Mientras tienes un alma pura, serás siempre protegida y no hay que sentirte culpable por pedir dinero por lo que haces, el negocio ha existido desde siempre, no es malo, es dar y recibir.


Estas semanas antes del fin de año han sido muy intensos. Mucha felicidad y muchos miedos, mucha auto-observación. Llevo ya unos años pensando que quiero dejar de trabajar en ventas y poder vivir de las terapias. De veces me he desesperado imaginando como me muero del hambre, como nadie me va a ver, creer en mí, ver mi luz, hay tantos ya que lo hacen, ¿porque me elegirían a mí?


En el momento que tuve esta “conversación con Dios en el Monasterio” sentí como todos los miedos se están derrumbando y me he dado cuenta que no tengo que ser una personalidad publica para dejar una huella positiva, con solo ser yo, con paciencia, tolerancia, una sonrisa, una buena palabra en tiempos malos, ya lo hago.

Y aquí estoy ahora, abriendo mi corazón, diciendo mi verdad. Sin entrar en detalles, he tenido una vida muy dura, arrodeada de dolor y enfermedad, me costó muchos anos encontrarme conmigo misma y darme cuenta cual es mi destino y lo más gracioso es que en mi trabajo estoy muy buena con lo que hago, pero cuando se trata de mí, “a beautiful disaster”.


Tenía una creencia profunda que las terapias no se tienen que cobrar, tenía miedo pedir energía por la energía que estoy invirtiendo para sacar a la luz a los que se han perdido en el camino igual que fui yo hace unos años atrás.

Me mentía a mí misma que estoy guardando mi trabajo porque me gusta y es verdad hasta un punto, sin embargo, hasta mi jefe me lo dice, estoy hecha para esto así que me apoya hacer mi salida del mundo empresarial y volverme en mi propia empresaria, la empresaria de mi propia vida.

¿Porque terapias? Porque quiero sentir que tengo sentido, quiero sentir que hago algo que hace bien a otras personas, quiero que cuando no este mas alguien piense en mí, que alguien me eché de menos.

Me dan una gran alegría aquellas personas que de veces me escriben y me dicen que se encuentran mejor después de trabajar conmigo, ellos son todos los mimos que me faltaron en la infancia, son toda la atención y afección que no he recibido como niña.


Sí, es verdad, lo que hago, es primeramente para mí, para sentirme bien conmigo misma, para vivir sin remordimientos o culpas. Quiero hace bien y solamente bien y si no puedo hacer bien, mejor no hago nada y si alguien me tiene que culpar por esto, que lo haga.


El proceso de cambiar no es nada fácil, hasta para mí, estas semanas muy intensas, escribir, planear, crear estrategias de cómo puedo seguir adelante y asegurar mis necesidades de base como techo, comida, ropa y educación. Tengo más de 10 años cuidando de mi misma y sé que esta vez lo voy a lograr igual que siempre, sin embargo, esta vez es diferente, es algo grande.


De mi para ti hoy, usa la voz de tu corazón para transformar los miedos en energía ecológica que te va a ayudar a vivir mejor.

Entre la tierra y el agua es el espacio donde puedes flotar sin miedos

#miedos #depresion #ansiedad #valentia #hipnosis #pnl #negocios #yoga #luchadora

82 vistas
 

©2019 por HypnoYoga. Todos los derechos reservados.