Yin Yoga

Todos los estilos de yoga favorecen la circulación de la energía por todo el cuerpo y contribuyen a mejorar el bienestar físico mental y emocional. El yin yoga presenta dos componentes de los que carece el yang yoga: el enfoque en la quietud y el énfasis en un estiramiento más profundo y prolongado de los tejidos que rodean la zona que se este trabajando. Aunque la mayor parte de los estilos de yang son dinámicos y se centran en los tejidos musculares, el yin yoga hace hincapié en un movimiento pausado y estira el cuerpo en mayor profundidad. En Yin Yoga se mantiene una postura sentada o acostada (asana) durante al menos 5 minutos o más y una sesión puede llegar a una duración de hasta 90 minutos. En este tipo de yoga los accesorios esenciales son los bloques, almohadones, mantas de yoga y cintas.

Un estiramiento más profundo

Si bien casi todos los estilos de yoga se centran en aumentar la fuerza muscular y la flexibilidad, el yin yoga lo hace en estirar más profundamente el tejido conjuntivo: fascia profunda (el tejido que rodea los músculos), ligamentos, tendones. Por esta razón el yin yoga también se conoce como el ¨yoga de las articulaciones¨. En el yin yoga, en lugar de incitarte a contraer los músculos con objeto de incrementar la fortaleza o elevar el ritmo cardíaco para crear resistencia, se te anima relajarte y rendirte a la fuerza de la gravedad.

¿Por que practicar yin yoga?

El yin yoga se centra en los ámbitos físico, mental y emocional a través del estiramiento y la respiración pausados. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los estilos yang que suelen poner énfasis en estirar los músculos y mantener las posturas durante periodos mas breves, el yin yoga llega a lugares más profundos del cuerpo y de la mente. Al centrarse en la fascia (el tejido que rodea los músculos y los órganos), provoca una mejoría en la salud desde dentro, que también afecta positivamente a como te sientes por fuera. Yin yoga mejora la salud articular, aumenta la movilidad y el funcionamiento de los órganos. a nivel mental, ayuda trayendo quietud, reduce el estrés y facilita la sanación emocional.

La activación de los chacras

Según las antiguas tradiciones orientales, los chacras (ruedas o discos en sánscrito) son puntos de energía situados en el cuerpo espiritual a través de los cuales circula el prana, que es la fuerza o energía vital. Hay un impacto positivo en estos centros y contribuyen a potenciar la salud. Cuando los chacras están bloqueados se experimentan enfermedades físicas tales como tensión muscular, rigidez en las articulaciones o bien manifestaciones emocionales como miedos recurrentes. La practica de yin yoga ayuda a liberar los chacras de bloqueos energéticos y a restaurar su equilibrio.

Los meridianos chinos

Según la medicina china, la energía Qi fluye a través de vías denominadas meridianos. Mantener los meridianos sanos y despejados podría incrementar la longevidad y favorecer el funcionamiento adecuado de los órganos. Los principios de este antiguo conocimiento sugieren que el yin yoga podría ser una practica ideal para ayudar a abrir los meridianos bloqueados, favorecer el flujo del Qi en el organismo y fortalecernos por dentro y por fuera. Yin y yang son conceptos relativos que describen dos facetas de la existencia.  Los doce meridianos de la medicina china son: hígado, vesícula biliar, riñon, vejiga, bazo, estomago, corazón, intestino delgado, pulmón, intestino grueso, pericardio y el triple calentador. 

 

¿Quien puede practicar este estilo de Yoga?

Yin yoga se puede practicar por cualquier persona y debido a su carácter es ideal para las siguientes categorías

Chica en silla de ruedas
Pregnant%20mixed%20race%20woman%20meditating%20on%20yoga%20ma_edited.jpg
Clase de yoga para adultos mayores

Movilidad reducida

Fortalece los músculos y adquieren flexibilidad. A nivel mental, gracias a los ejercicios de respiración consiguen relajar la mente y calmarse. El yoga les ayuda a concentrarse mejor, estimula la creatividad y elimina el estrés y los complejos.

Embarazadas

Disminuye el dolor de espalda al mejorar la postura corporal y ayuda a dormir mejor, ya que es una actividad relajante que reduce la sensación de fatiga y el estrés. La madre forma una conexión aún más fuerte con el bebé gracias al aumento de conciencia.

Personas mayores

Aumenta la flexibilidad del cuerpo y fortalece los huesos, mejora la circulación y la respiración. Mejora el tono muscular y estimula el sistema inmune. Es útil como terapia complementaria y ayuda para combatir la angustia y la soledad.

 

Particularidades de la clase

Nuestro objetivo en la vida no es llegar a ser perfectos sino de alcanzar la plenitud

  1. Las posturas se mantienen de forma pasiva durante un largo periodo de tiempo, que puede oscilar entre 1 y 15 minutos, con lo que se consigue un nivel de estiramiento muy amplio acompañado de relajación.

  2. La sesión suele durar entre 60 y 120 minutos – se pueden hacer entre 6 a 10 posturas por sesión teniendo en cuenta de que cada postura se mantiene generalmente entre 3 a 5 minutos.

  3. Durante la clase se suele poner música suave, velas, incienso y aceites esenciales para relajar la mente.

  4. Se usan accesorios

  • 2 bloques para llenar el espacio que queda entre el cuerpo y el suelo y para servir de apoyo durante las posturas mas exigentes

  • Por lo menos un cojín ancho para yin yoga que facilitan una superficie más estable sobre la que recostarte o apoyarte cómodamente y que te permite mantener la postura durante un tiempo prolongado

  • Mantas de yoga o cualquier manta mas rugosa que se pueden usar para proporcionar un acolchonado extra para las manos y rodillas, también para cubrir el cuerpo al final de la clase

  • 1 cinta de yoga para poder llegar mas lejos cuando tienes flexibilidad limitada

 

Contraindicaciones

Generalmente no hay contraindicaciones para los que quieren practica yoga, sin embargo, para las personas con estado especial de la salud física y mental, es indicado consultar con el médico de cabecera antes de acudir a clase y informar al profesor de tu situación.
Las personas que tienen presión arterial alta padecen de enfermedades de corazón, cáncer o tumores y embarazadas, están obligados comunicar con el centro el estado de salud.
1. Si tienes algún tipo de dolencia o problema debes de consultar con el médico si puedes practicar yoga. En caso de que no te ponga ningún impedimento debes de comentar a tu instructor de yoga las dolencias que sufres por si tiene que suprimir o modificar algún ejercicio para que lo realices de otro modo.
2. Cuando se comienza a practicar el yoga se debe tener especial cuidado, tanto con las posturas como con los movimientos, ya que pueden producirse lesiones.
3. Seguir tu proprio ritmo.  Cada uno asimila los conceptos de una manera y, además, cada uno tiene unas habilidades diferentes para la práctica del deporte. Querer seguir a otros practicantes más avanzados, puede resultar en lesiones.
4. Pueden sufrirse mareos o malestar después de la práctica del yoga. Esto puede ser debido a la realización de las posturas de una manera que no sea la adecuada o por tratarse de ejercicios de gran complejidad que se realizan sin haberse preparado previamente de una manera gradual.
5. En los días en los que se tiene la menstruación es preferible no realizar los ejercicios que requieran de posiciones boca abajo, poses de giros con riesgos, de fortalecimiento abdominal o de posiciones extendidas prolongadas.
6. El yoga no es una actividad de alta intensidad. Sin embargo, si estás embarazada es mejor consultar con tu médico cuáles son las contraindicaciones del Yoga para embarazadas que debes tener en cuenta.
7. Se tiene que contar con un buen profesor de yoga. Es muy importante ir a un centro que cuente con un instructor con experiencia. Muchas veces una lesión puede ser provocada por una imprudencia del monitor como consecuencia de la falta de conocimientos que pueda tener.

 

©2019 por HypnoYoga. Todos los derechos reservados.